viernes, 9 de octubre de 2015

Breve guía para el "microrrelatista"

Saludos. Como hace poco que ha arrancado nuestro concurso de microrrelatos, queremos dejaros unos pequeños consejos, los que hemos expuesto en el programa de radio de hoy.

Esperemos que os sea de ayuda, y mucha suerte.

Breve guía para el “microrrelatista”


Una idea concreta

            Centrarse en ideas concretas, buscar un aspecto preciso de algo complejo y centrarse en ello. Ejemplo: Podríamos escribir una novela entera para describir la relación de una pareja de enamorados, pero si nos centramos, digamos, en l primer beso, podemos concretar una historia con pocas palabras. Pensemos en el momento del contacto, la situación, las miradas, o simplemente en los sentimientos que están ocurriendo.

Sin preámbulo

            No podemos desperdiciar palabras en presentar la historia. Debemos dejarla esbozada de forma sutil o bien que se pueda extraer del contexto. Otra opción es utilizar el título para que este actúe como preámbulo aclaratorio.

Comenzar en el medio de la acción

            Repetimos: Hay que ir al grano: el asesino está tras la puerta, huele a gas en el pasillo, se oyen ruidos bajo la cama…Hay que describir lo básico, pero teniendo en cuenta que el lector no es tonto, hay que dejarla que él mismo vaya completando los huecos en blanco de la historia.

Centrarse en una imagen

             Discurre en un único espacio, y por eso hay que lograr hacer ese espacio presente mediante una imagen potente, de gran poder evocador, que se dibuje de forma clara en la mente del lector.

Mantener el misterio

            Hay que jugar con el lector, hacerle participar. Por eso hay que incluir en la historia una pequeña dosis de tensión o misterio y mantenerla hasta el final. Hay que lograr que el lector conjeture cuál será la resolución, incluso engañarle para que piense en un determinado final para sorprenderle después con algo inesperado.

Usar referencias alusivas

            Debemos tratar de ahorrar muchas palabras. Por ejemplo, si nuestra historia sucede en 1986 y en Chernobyl… el contexto y el final estarán claros para el lector desde un principio. Pero cuidado con incluir referencias complejas que el lector no pueda descifrarlas.

Vuelta de tuerca

            El final es la piedra angular del microrrelato. Debe tener sorpresa, y por eso es fundamental saber dar un vuelco a la historia e introduzca un final chocante e inesperado.


* Fuentes sacadas de Sinjania.com

Aquí tenéis algunos ejemplos de microrrelatos.

Cotidiana, Miguel Gomes 

Tras una discusión, coloqué a mi mujer sobre la mesa, la planché y me la vestí. No me sorprendió que resultara muy parecida a un hábito.

Amor 77, Julio Cortázar 

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.
 

Elección de vestuario, Patricia Esteban Erlés 

Un día más miré por la ventana para ver si mi vestido de los suicidios combinaba con la luz y los edificios colindantes.
 

Augusto Monterroso

 Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...